5 Claves para que consigas una mejor alineación en Virabhadrasana 2

La también llamada postura del guerrero dos es una de las más usadas en todas las practicas y sin embargo, una de las que exige mayor esfuerzo para alinearla de manera correcta y segura. Se necesita mucha estabilidad y fuerza para realizarla, ¡no en vano se llama guerrero!

Para encontrarla:

1. Podemos comenzar desde perro abajo o desde tadasana. Si empezamos de pie, damos un paso largo con la pierna derecha hacia el lado y giramos ese pie para dirigirlo al costado derecho, asegúrate que TODO el borde externo de este pie toque el mat, planta firme a 90 grados en relación al izquierdo que se queda en la parte delantera y que apunta al frente.

2. Hacemos que todo el cuerpo mire al costado derecho,cadera,hombros, excepto el pie izquierdo que mira al frente. Flexionamos la rodilla izquierda hasta llegar a tener un ángulo de 90 grados entre tibia y fémur. Puedes abrir un poco más la distancia entre tus piernas, si lo necesitas.

3. Eleva los brazos hasta la horizontal. Deja las palmas apuntando al suelo y los dedos estirados. Siente que tus clavículas sostienen un lápiz entre ellas y relaja los hombros, aléjalos de las orejas.

4. Mira hacia tu dedo medio de la mano izquierda en la parte delantera del mat, trae la pelvis hacia (su) frente y elimina la curva lumbar con ese gesto. También te ayudará pensar en cerrar las costillas auxiliares como si quisieras abrazar la línea media de tu cuerpo.

5. Deja los pies firmes donde están, pero siente que las piernas, específicamente los músculos aductores se atraen entre sí, como si tu mat estuviera a punto de arrugarse en el centro.

Evita sobre pasar el talón del frente con la rodilla. Es preferible que no la flexiones tanto, a que te sobrepases por falta de control. Mantenla justo sobre el talón, que no se meta hacia la parte interna de tu mat.

Mante la postura unas cinco de respiraciones y cambia de lado. Si sientes que tu muslo se carga, estira la pierna delantera y descansa.

Virabhadrasana 2 eleva la energía de las piernas y los órganos al pecho y a la cabeza. Favorece la coordinación y el equilibrio. También expande la caja torácica favoreciendo la respiración.

En tus guerreros busca siempre plantar los pies y elevar las piernas, la pelvis y la columna hacia la cabeza (actuando en contra de la gravedad), ¡y respira mientras lo haces!

 

Te esperamos en el mat 🙂

 

Dejar un comentario