fbpx

5 datos imprescindibles sobre la reina de las posturas: Salamba Sarvangasana

Nos lo repiten en cada vez que la hacemos: Salamba Sarvangasana es la reina de las posturas, es la más necesaria, que no mires a los lados mientras permaneces en ella, que es la más completa, etc, etc. Pero el tiempo en clases es tan corto, que no nos enteramos de mucho más.

La también llamada vela o la parada sobre los hombros -la postura final busca que el único soporte del cuerpo sean los hombros- puede ser practicada por la mayoría de los estudiantes, incluso principiantes, siempre que tengan la guía de un profesor. Con frecuencia, esta postura anuncia el final de la clase, pues es una de las últimas de las secuencias tradicionales.

Te dejamos 5 puntos que te interesará conocer de la parada sobre los hombros:

1. Significa en verdad “La postura en la que el cuerpo es soportado en todas sus partes” en sánscrito es «soporte». Sarva es «todo», mientras que Anga es «parte». Aunque por salud del cuerpo, hoy en día le damos soporte a la lumbar y mantenemos el peso mejor distribuido, los hombros y el cuello -sin tensión- deben soportar al cuerpo. La cabeza no debe tener presión.

2. No es recomendable que practiquen este asana las personas que sufran de tensión alta, problemas cervicales como hernias discales, problemas de oído o de corazón. Sin embargo, un buen profesor te podrá guiar alguna variante o postura alternativa para que no te pierdas los efectos de esta inversión.

3. Uno de sus mayores beneficios radica en que TODO el cuerpo está activo mientras realizas la parada. De lo contrarío, te encorvarías o caerías. Pies en punta, cuádriceps, abdomen, brazos y hombros son los encargados de mantener la verticalidad del asana sin descuidarse ni un momento. Descansas tus pies y piernas de soportar el peso del cuerpo. A nivel interno, la presión del cuello sobre la tiroides promete mejorar su funcionamiento y así mantener el balance hormonal.

4. La vela y la menstruación, ¡la duda de siempre! te lo explicamos de dos maneras: la primera sería a nivel energético. La tradición dice que durante la menstruación la energía de las mujeres se mueve de manera descendente, por lo tanto, invertirse va en contra del flujo natural y podría contrariar o desbalancear su cuerpo. La segunda forma de verlo es la física: no existen razones médicas para creer que una postura invertida afecte tu ciclo menstrual. Esto lo puedes verificar con tu ginecólogo -si no te convence este artículo click-.

Así que nuestra conclusión será que practicar Salamba Sarvangasana durante tu periodo es una decisión netamente personal. Tú decides si tu cuerpo se siente bien, o no, entrando en el asana.

5. El tiempo que pases en el asana debería ser prolongado, a menos que seas principiante. Se recomienda pasar entre 10/15 respiraciones largas (o tres minutos) y continuar siempre con una contrapostura. El asana contrario más común de la vela suele ser Matsyasana -el pez-, pues en él se alargan los abdominales y el cuello.

Para saber cómo entrar de manera segura para tu cuello, sus variantes y alternativas, ¡te invitamos a venir a clases! Este es el tipo de asana, que aunque es muy sencillo entrar y mantener, siempre recomendaremos aprender con un profesor para evitar lesiones.

Recomendado
  • Facebook
  • Twitter
  • LinkedIN
Comparte
Dejar un comentario